Bilbao en un día

Bilbao en un dia

Bilbao, como sucede con la mayoría de ciudades españolas, es una ciudad espectacular que sin duda para conocer a fondo necesitaría de más de un día de estancia en sus calles y rincones. Pero si solamente dispones de 24 horas en la ciudad, no te preocupes pues a continuación te mostramos una recopilación de los lugares imprescindibles que no te puedes perder si quieres conocer algo más de esta ciudad del norte.

Una mañana por el Casco Viejo y por Bilbao la Vieja

Un día en la bella Bilbao debería sin duda empezar por la zona o el Casco Viejo. Puedes empezar tu ruta por el centro histórico de la ciudad en el Teatro Arriaga y acceder al verdadero centro por la calle Bidebarrieta. Pasea por sus estrechas calles y déjate deleitar por todos sus encantos. Seguro que sus plazas y calles te atrapan.

Puedes visitar también la Biblioteca Municipal, el Palacio de las Libertades, la Catedral y la Plaza de Santiago. Continúa por las famosas Siete Calles, las de Somera, Tendería, Belosticalle, Artecalle, Carnicería Vieja, Barrenkale Barrena y Barrenkale  y llega hasta la Ría. El Puente de la Ribera te espera para acceder a Bilbao la Vieja, donde podrás empaparte de otro tipo de ambiente. Cuando cruces, no te olvides de dar un paseo por el Mercado de la Ribera y por la iglesia de San Antón. También te recomendamos una visita a la estación de Abando Indalecio Prieto, también conocida como la estación del Norte, cuya espectacular vidriera sin duda no te dejará indiferente.

Palacio Euskalduna de Congresos y de la Musica

Vuelve al otro lado y continúa visitando la muralla, de la que sólo quedan unos pocos tramos, el Portal de Zamudio, la iglesia de los Santos Juanes y la calle Sombrería a través de la cual podrás llegar a la Plaza Nueva. Seguro que ya tienes hambre así que disfruta de unos ricos Pintxos y un buen vino pues cualquier lugar de Bilbao será bueno para ello, aunque sobre todo te recomendamos la zona del Ensanche.

Pero también, si necesitas descansar, en la Plaza Nueva podrás reponer fuerzas o adquirir algún detalle como recuerdo de tu rápida pero intensa visita. Aquí también podrás visitar la Real Academia de la Lengua Vasca y dirigirte después a los jardines que hacen la vez de corazón de la ciudad, el Arenal. Disfruta paseando por sus bonitos rincones y refréscate junto a sus fuentes mientras ves el Ayuntamiento, que podrás visitar después, al fondo. Más tarde podrás dirigirte hacia la Plaza Venezuela, con la estatua de Simón Bolívar y ver diferentes edificios en la calle Buenos Aires. Aprecia después también los Jardines de Albia y repón fuerzas de nuevo si quieres, o continúa adelante, porque la visita todavía no ha terminado.

Una tarde intensa con el ensanche y el Guggenheim

Continúa caminando en dirección a la Gran Vía. Se trata de la zona comercial principal de la ciudad en la que podrás adquirir cualquier tipo de artículo, pues la Bilbao moderna también está más viva y es más cosmopolita que nunca. Tiendas, bancos históricos y restaurantes por doquier donde podrás reponer fuerzas o comprar lo que necesites te envolverán.

Guggenheim

Aquí también podrás encontrar el Palacio Foral y ver algunos de los ya famosos “fosteritos” de Bilbao, que sirven de entrada y enmarcan la Plaza Moyúa. Aquí podrás descansar y admirar la bonita ciudad desde su fuente. Si continúas por Alameda Recalde hacia el Puente de la Salve también disfrutarás de un bonito paseo y ya podrás sentir como te vas acercando hacia la atracción más famosa, y uno de los símbolos más importantes de la conocida ciudad: El Museo Guggenheim. Éste se encuentra ubicado en la misma orilla de la Ría y está elaborado con diferentes construcciones de titanio y cristal.

Desde la edad media hasta el S.XXI

Y es que un paseo por Bilbao te transporta desde la zona antigua, con su maravilloso Casco Viejo donde consigues empaparte de todo el ambiente de la época, hasta uno de los más grandes referentes del arte contemporáneo con el conocido museo diseñado por Frank Gehry, que fue inaugurado en 1997 y cuya misma apariencia ya es en sí misma una escultura gigante, llamativa y realmente moderna.

La araña gigante que decora el exterior, de Louis Burgeois, cuenta con unas patas muy largas y pone los pelos de punta a todo el que se acerca hasta ella, pues parece estar viva. La otra obra exterior, la Escultura de Niebla diseñada y creada por Fujiko Nakaya es algo más complicada de apreciar, pero también resulta realmente impresionante para todo aquel que la visita por primera vez.

Qué ver en Bilbao en un día

Si te gusta el arte, no deberías dejar de visitar el museo, recubierto por piezas de titanio, pues dentro se encuentran un gran número de obras realmente importantes y originales, como algunas estructuras metálicas que incluso se pueden recorrer por dentro, algunas columnas que llevan adornos Leds en los que se incluyen diferentes aforismos que se pueden leer en inglés, en español y por supuesto en euskera o unos originales Tulipanes multicolor que resultan realmente impresionantes y atractivos a la vista.

También puedes comer, cenar o tomar un tentempié en su interior y por supuesto visitar la tienda de recuerdos. Además, al salir, no olvides hacerte la foto con Puppy, el perro de flores y vegetales que muda la piel y la cambia de color según la estación del año, también obra del artista de los tulipanes, Jeff Koons.